viernes, 29 de mayo de 2015

Este sonido de costumbre



  En esa mirada alargada
veo como se abren tus ojos al deseo en vilo
                                [ en esta gruta de la vida.
Por qué será que este sonido de costumbre
es como el silbato de un tren de lejanías,
en su eco,
todo recobra el hambre del pasado.

Y me sorprende cuando posas tus brillantes pupilas
mojadas de silencio a la vera de mis ojos buscando el camino
y vislumbro en ellas, una conversación calmosa, honda,
llena de sentimiento.
Y veo al hombre que se vuelve niño en la remembranza
                                                          [ atrapando un suspiro,
vareando la memoria de su celoso tren de recuerdos.

Entonces me entra ese anhelo,  _tú me entiendes_
y quisiera atraparte en esa estancia,
en esa soledad de los días donde no consigo saciar tu hambre. 
Va a ser, que la  juventud se asoma al recuerdo
para apearse con nostalgia.  Crees que no lo sé.
La vida se nos va durmiendo en la venas
y yo, aun tengo ansias por vivir


María del Mar M M
Reservado todos los derechos de autor ©